Financia a 5 años ¿Te llamamos?
(:
Pide
cita
online

Bruxismo y rechinamiento


¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo  (del griego bryko,  rechinar  los  dientes) es  el hábito  involuntario  de  apretar  o  rechinar  los  dientes  sin ningún objetivo o propósitos funcionales.
Es decir, es un contacto dentario distinto al que se produce durante la masticación y la deglución de alimentos o saliva.
Se  hace  de manera  involuntaria: En  contra  de  lo  que  mucha gente cree mientras se habla, se traga o se mastica no se bruxa.  Y por ejemplo castañetear los dientes por frío no es bruxismo.


¿Qué otras características tiene el bruxismo? ¿Afecta a mucha gente?

Puede ser diurno o nocturno.
De  día  normalmente  se  aprietan  los  dientes  (bruxismo céntrico)  y  de  noche  se  aprietan  o  rechinan (bruxismo excéntrico). En  ambos  casos,  el  paciente  muchas  veces  no  tiene conciencia de lo que hace. 

Afecta por igual a hombres y mujeres. Es más frecuente  en  la  adolescencia,  sin  embargo  puede presentarse en cualquier etapa de la vida.

El bruxismo afecta hasta el 75% por ciento de la población española.


¿Qué síntomas tiene el bruxismo?

En los dientes: 
La  primera  manifestación  que  experimenta  una  persona con  bruxismo  es  que  al  ejercer  una  excesiva  presión  en los  dientes  hace  que  éstos  se  resientan  y  se  desgasten  y  pierdan la capa de esmalte que los cubre. Se produce dolor por la presión y además sensibilidad, sobre todo cuando se pierden los cuellos de los dientes.

Síntomas generales:
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de oídos
  • Molestias en músculos de maxilares  y  cuello. Uno  se levanta agarrotado en la zona de mandíbula y cuello.

Ambiente:
Generalmente, el bruxómano nocturno no es consciente del problema, y los datos de esta parasomnia proceden de:
  • los  compañeros  de  cama  o  habitación  que  oyen  el ruido de los dientes al rechinar
  • los dentistas que observan la destrucción del esmalte e incluso la dentina, el aplanamiento, la pérdida de la anatomía  normal  de  dientes  y  muelas.  Los  dientes  y muelas pierden las cúspides y se aplanan.


¿Por qué se produce, cuáles son las causas?

El origen del bruxismo puede ser local, es decir, intrabucal con  desencadenantes  que  suelen  ser  producto  de  un estado de ansiedad.

Pero  sobre  todo,  además  de  mecanismos  nerviosos centrales  y  de  problemas  musculares  hay  claros factores desencadenantes  del  bruxismo  como  son:  
  • Estrés
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Tabaquismo
  • Alcohol
  • Cafeína
  • Drogas..... 

Adicionalmente  se  han  estudiado  factores  genéticos  y asociaciones  con  otras  alteraciones  de  la  salud  como las alergias. 
El  bruxismo  también  se  presenta  en  parasitosis intestinales: Los  niños muchas  veces  rechinan  los  dientes por la noche por cucos, lombrices...
Las maloclusiones pueden tener un papel  coadyuvante de bruxismo.

Aunque es muy frecuente el desconocimiento o la no asociación del paciente de que padece un estado de estrés y bruxismo.


¿Qué tratamiento tiene el bruxismo?

Primero  hay  que  diagnosticar  que  realmente  se  padece bruxismo y en qué grado y en muchos casos prescribir una “férula  de  descarga”  o  “férula  oclusal” (placa  transparente  de  acrílico)  que  impide  el  contacto entre los dientes y por tanto su desgaste y elimina también los dolores de mandíbula, cabeza y oídos.
Estas férulas se llevan por la noche para dormir.

En  casos  de  apretamiento  continuo,  incluso  de  día,  se pueden prescribir otro tipo de férulas transparentes que se llevan todo el día (Vivera).

Lo que hay que tener en cuenta es que estas férulas tratan el síntoma, no la causa. Su  función  en  el  tratamiento  es  de  evitar  el  contacto traumático  entre  los  dientes.  Además,  de  alguna  manera relajan  los  músculos  masticatorios  y  desprograman  un poco  la  articulación  temporomandibular  y  la  gente  se levanta mejor. De todas formas y muy importante: hay que relajarse.